Paleta Ibérica Bellota Ver más grande

Paleta Ibérica ibermonesterio - 5 estrellas

Nuevo producto

Paleta Ibérica - Ibermonesterio 5 Estrellas

Nuestra Paleta Ibérica de Bellota procede de cerdos de raza ibérica.
Los cerdos se alimentan con hierba y bellota de montanera en dehesas Extremeñas.
La Paleta Ibérica de Bellota se curan de forma artesanal con  aires de la sierra de Monesterio durante más de 18 meses, con el mimo necesario a su disposición para obtener su punto justo de curación.

Más detalles

94,69 € impuestos inc.

94,69 € por und

  • 6,0 kg aprox
  • 5,5 kg aprox
  • 5 kg aprox

Más

Paleta Ibérica de Monesterio - 5 Estrellas "Ibermonesterio"

Paleta Ibérica de Bellota. Estas exquisitas Paletas Ibéricas de Bellota, proceden de cerdos ibéricos, criados en dehesas de Extremadura y alimentados de hierba y bellota durante la montanera.

PRODUCTO: Paleta Iberica de Bellota.

RAZA: Ibérico o cruzado al 50%

CALIDAD: Bellota.

ALIMENTACIÓN: Extensivo, el cerdo se alimenta en libertad, desde primeros de Noviembre hasta mediados de Marzo, del fruto de las Dehesas consistente en Bellotas, hierbas rastrojos y demás frutos del campo.

CURACIÓN: la Paleta de Bellota, tiene una curación mínima de 18/24 meses, con una fase de bodega y otra en  secadero de Monesterio (Badajoz).

DESCRIPCIÓN SENSORIAL: la Paleta de Bellota es una paleta de pata fina y estilizada. Al corte, color rojo intenso con cierta tonalidad oscura propia de la raza, con grasa infiltrada traslucida en forma de veteado y de consistencia frágil. De aroma fresco y suave y sabor intenso y sabroso que llena la boca y persiste en el tiempo. Textura agradable y jugosa.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

Paleta Ibérica ibermonesterio - 5 estrellas

Paleta Ibérica ibermonesterio - 5 estrellas

Paleta Ibérica - Ibermonesterio 5 Estrellas

Nuestra Paleta Ibérica de Bellota procede de cerdos de raza ibérica.
Los cerdos se alimentan con hierba y bellota de montanera en dehesas Extremeñas.
La Paleta Ibérica de Bellota se curan de forma artesanal con  aires de la sierra de Monesterio durante más de 18 meses, con el mimo necesario a su disposición para obtener su punto justo de curación.